La enfermedad de las encías es algo bastante desagradable, y si no se previene o se trata a tiempo, puede traer consecuencias graves, entre ellas el dolor, la pérdida de piezas dentales, etc. Es por esto, que en el siguiente artículo, te contaremos básicamente de qué se trata y te dejaremos 10 formas de prevenir la enfermedad de las encías.

En la odontología cuando se habla de enfermedad de las encías, se hace para referirse a cuando el tejido de la encía está poco saludable. Esta enfermedad se puede dividir las siguientes fases.

Gingivitis: esta es la forma más leve de la enfermedad periodontal, habiendo poca o ninguna incomodidad. Sin embargo, las encías pueden ponerse rojas, hinchadas, y pueden sangran fácilmente al cepillarse o usar hilo dental. Los síntomas de esta etapa son completamente reversibles mediante un tratamiento con el dentista, y mejorando los hábitos de higiene oral en casa.

¿Buscando un
dentista de calidad?

VER DENTISTAS

Periodontitis: cuando la gingivitis no se trata, puede progresar a periodontitis. En esta etapa, la placa bacteriana y el sarro se acumulan, extendiéndose por debajo de la línea de las encías. A medida que las encías se inflaman y se separen de los dientes, estos espacios que se forman, hacen que las raíces de los dientes queden vulnerables, ya que se llenan fácilmente con bacterias, convirtiéndose en un lugar propicio para las infecciones. De este modo, la combinación de bacterias y la respuesta inflamatoria del cuerpo, comenzarán a debilitar el tejido que sostiene los dientes. El resultado de la periodontitis puede ser un daño permanente al hueso, e incluso la pérdida de los dientes.

10 Formas de prevenir la enfermedad de las encías

Como en la mayoría de los asuntos dentales, la prevención es siempre el mejor método para evitar tanto la incomodidad y el dolor de la enfermedad de las encías, como los caros tratamientos que se requieren para superarla. Es por esto que te daremos cinco consejos de los dentistas, y luego cinco remedios caseros para prevenir y tratar la gingivitis y la periodontitis.

Consejo del dentista

  1. Cepilla tus dientes: Se recomienda cepillar al menos dos veces por día; también es importante cepillar la lengua, porque es un lugar donde las bacterias se pueden acumular.
  2. Usa hilo dental: El hilo dental es esencial para alcanzar esos espacios donde el cepillo no llega; recuerda que no hay ningún cepillo en el mercado que limpie entre los dientes.
  3. Enjuague bucal: Corresponde a otra defensa que ayuda a reducir la placa, y lava las partículas de restos de comida que fomentan crecimiento de bacterias.
  4. Deja de fumar: Fumar aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar esta enfermedad; incluso, disminuye las posibilidades de éxito en el tratamiento.
  5. Visita a tu dentista regularmente: No existe algo que sustituya las limpiezas del dentista; gracias a las herramientas que utilizan, pueden deshacerse del sarro, el cual es difícil (si no imposible) de eliminar en casa. Por otro lado, visitar periódicamente al dentista, permite prevenir y diagnosticar a tiempo esta enfermedad, disminuyendo las probabilidades de que se convierta en un problema más grave.

Remedios caseros (luego de tratarte con tu dentista)

  1. Peróxido de hidrógeno: Hacer enjuagues con esto podría ayudar a matar las bacterias que residen en la boca. No es recomendable ni seguro tragarlo, así que has un enjuague cuidadoso.
  2. Té verde: Algunas investigaciones sugieren que el consumo de té verde puede tener un impacto positivo en la salud oral. Tiene compuestos que podrían ayudar a controlar la inflamación (síntoma común en la enfermedad de las encías), y también podría ayudar a combatir la infección bacteriana.
  3. Agua tibia con sal: Hacer enjuagues con una solución de agua caliente y sal, ya que esta podría eliminar las bacterias y reducir la inflamación. De hecho, es probable que tu dentista te haya aplicado agua salada para reducir la inflamación y calmar el dolor producto de alguna muela infectada. Sin embargo, si bien este remedio es bueno, no se recomienda para el uso diario, ya que la acidez del agua salada puede hacer que el esmalte se desgaste.
  4. Bicarbonato de sodio: Cepillarse los dientes con agua y bicarbonato de sodio puede ayudar a neutralizar los ácidos en los dientes. Otros beneficios del bicarbonato de sodio, es que pule los dientes y los hace parecer más blancos, combate el mal aliento, y es muy asequible. De todos modos, no hay que abusar, ya que el bicarbonato de sodio es un abrasivo suave, por lo que cepillarse con frecuencia, por mucho tiempo o vigorosamente, podría desgastar las encías y el esmalte.
  5. Alimentos ricos en Vitamina C: La vitamina C es un antioxidante que promueve el crecimiento de los tejidos conectivos y del hueso. También aumenta el sistema inmunológico del cuerpo y es útil en la lucha contra las bacterias. De modo que consumir cítricos, kiwis, frutillas, papayas, brócoli y pimentones, que son excelentes fuentes de Vitamina C, podría ayudar a prevenir o tratar la enfermedad de las encías.

Compara valores de
tratamientos y
profesionales en Deenty.

Pide tu Evaluación

Entonces, luego de conocer estas 10 formas de prevenir la enfermedad de las encías, puedes agendar una hora en deenty.com para que chequees el estado de tus tejidos. Recuerda que mientras antes se diagnostique este problema, hay más probabilidades de revertirlo, de modo que no se convertirá necesariamente en algo desagradable.

Comments

comments