Es probable que alguna vez te hayas preguntado cuándo apareció el primer cepillo de dientes. Tratamos de imaginar cómo se lavaban los dientes nuestros antepasados, pero no le damos muchas vueltas y regresamos a lo que estábamos, sin resolver nuestra duda. En el siguiente artículo te contaremos un poco la historia de este accesorio que nos ayuda a prevenir tantos problemas dentales.

El primer cepillo de dientes

Consulta tus dudas
con profesionales

Encuentra tu Dentista

La verdad es que el cepillo de dientes data de hace 3.000 o 3.500 años antes de Cristo, pero obviamente sufriendo considerables modificaciones hasta llegar a lo que conocemos hoy como cepillo de dientes. El accesorio que conocemos en la actualidad, recién apareció en 1938, gracias, en parte, a la aparición del nylon como material.

Las civilizaciones más antiguas utilizaban una especie de palo o rama delgada que al final estaba deshilachada, esta la masticaban y removía los alimentos. De hecho, se han encontrado, en las tumbas de los antiguos egipcios, estos palillos de dientes junto a sus dueños. Por otro lado, alrededor de 1.600 A.C., los chinos desarrollaron otros palos de mascar, hechos con ramas de árboles aromáticos, y de este modo también refrescaban el aliento.

primer cepillo de dientes

Muchos años después, se piensa que también fueron los chinos quienes inventaron el primer cepillo de dientes con cerdas rígidas y naturales sacadas del cuello del cerdo, esto alrededor de 1498. Estas cerdas rígidas se juntaban a un mango de huego o de bambú. Cuando este tipo de cepillo se conoció en Europa sufrió algunas modificaciones, utilizando algunas cerdas más suaves, incluso plumas.

El método de cepillo dental con cerdas rígidas de cero se usó hasta 1938, cuando se utilizaron cerdas de nylon para este accesorio. Este cepillo es el más parecido a lo que usamos hoy en día, y se le denominó “Cepillo milagroso del Dr. West”. Y gracias a este cepillo de dientes se masificaron los hábitos de higiene oral, cada vez las personas estaban más preocupadas de lavarse los dientes.

Después de introducir el uso de nylon en el cepillo de dientes, se comenzó a probar diferentes texturas, por lo que alrededor de 1950 se probó con cerdas más suaves. Y ya en 1960 se creó el primer cepillo de dientes eléctrico. Estos dos últimos son los que encontramos en el mercado actual.

Hoy, ambos cepillos de dientes –manuales y eléctricos– vienen en muchas formas y tamaños; por lo general son de mangos de plástico moldeado y cerdas de nylon. Los modelos más recientes incorporaron mangos rectos, en ángulo, curvos, y contorneados con agarres y áreas de goma suave para facilitar su uso. Las cerdas generalmente son sintéticas y varían desde muy suaves (recomendado para cuidar las encías) a más duras. El tamaño de la cabeza del cepillo puede ser muy pequeña para los niños, mediana para los más grandes (que es el tamaño recomendado porque permite llegar con facilidad a todos los rincones de la boca), y grandes también para los adultos.

Visita tu dentista al
menos 1 vez al año

Pide tu Evaluación

Lo cierto es que los fundamentos básicos no han cambiado desde los tiempos de los egipcios y babilonios, es decir, un cepillo se compone de un mango y de pelos que limpien los dientes. Durante su larga historia, el cepillo de dientes ha evolucionado hasta convertirse en una herramienta diseñada científicamente utilizando diseños ergonómicos modernos y materiales seguros e higiénicos que nos benefician a todos.

Ahora que conoces la historia del primer cepillo de dientes, te invitamos a que conozcan cómo debes cepillarte los dientes, haciendo click aquí. También te recordamos que aparte de los hábitos de higiene oral, debes controlarte periódicamente con un dentista para prevenir y tratar a tiempo cualquier enfermedad que puedas tener. En Deenty puedes encontrar un especialista que se adecúe a tus necesidades.

Comments

comments