Ya hemos repetido en innumerables artículos que adquirir hábitos de higiene oral es importantísimo, y que mientras antes se adquieran es mejor. Pero también sabemos que esto se puede transformar en un gran desafío, sin embargo, este gran desafío es de vital importancia para evitar problemas a largo y corto plazo. A continuación te guiaremos para que sepas todo acerca de la salud dental de tus hijos.

Aprender a cuidar los dientes a una edad temprana establecerá que tus hijos tengan buenos hábitos para el resto de sus vidas. Además, traerá consigo una serie de beneficios para la salud, lo que también ayudará en su confianza cuando las interacciones sociales pueden tener un importante impacto.

 

Prevención de la pérdida prematura de dientes

¿Manchas amarillas
en tus dientes?

Valores Limpieza Dental

Evidentemente hay accidentes que hacen que los niños pierdan prematuramente sus dientes, y estos son más difíciles de evitar, sobre todo teniendo en cuenta la energía que tienen los niños en edades tempranas. Pero hay otras causas que sí se pueden evitar, y están más a nuestro alcance para lograr una buena salud dental en nuestros hijos.

La caries dental, por ejemplo, depende de las bacterias que se acumulan en los dientes, y esto depende, en parte, de la cantidad de azúcares que tenga la alimentación de los niños, ya que se convierten en ácidos dañinos para sus dientes. Este proceso será mucho menos perjudicial si se evitan este tipo de alimentos, y obviamente una rutina de cepillado regular y bien ejecutado también mitigará la necesidad de que intervenga un dentista. Hay que tener en cuenta que los dientes de los niños son más pequeños, por lo que la caries dental podría propagarse a una velocidad mayor que en un adulto.

La erosión dental, por su parte, se produce cuando consumimos alimentos y bebidas que contienen sus propios ácidos (como cítricos o bebidas con gas). Hay estudios que indican que más del 50% de los niños de 5 años sufren de algún grado de erosión dental, lo que se transforma en testimonio de que estos productos nocivos están arraigados en nuestros estilos de vida. Si la erosión dental avanza, su hijo puede necesitar un relleno para proteger la pieza dañada.

 

El flúor y cepillado

El fluoruro es un mineral útil para nuestros dientes, ya que ayuda a reforzar el esmalte. En general el agua de la llave tiene flúor, y a demás está presente en casi todas las pastas de dientes del mercado. Aunque es útil para nuestros dientes, es recomendable que los niños no tengan demasiado, ya que podría causar fluoritis dental, pudiendo ir desde un leve moteado del esmalte hasta una deformación importante de este mismo.

Las pastas de dientes contienen cantidades variables de fluoruro. Para niños menores de 3 años, debes ir por un producto que contenga no más de 1000 ppm de fluoruro (partes por millón es la manera estándar en que se mide).

Te recomendamos que cuando tu hijo tenga alrededor de 7 años, le enseñes a cepillarse los dientes por su cuenta, obviamente siempre supervisando cómo lo hace.

 

Otros hábitos

Si bien es bueno que los padres se preocupen por la cantidad de azúcar y ácidos en los alimentos que los niños consumen, desde el punto de vista dental, más importante que la cantidad es la frecuencia en que estos alimentos son consumidos. Te recomendamos que no permitas que tus hijos antes de dormir consuman este tipo de alimentos; al igual que es preferible evitar las golosinas o bocadillos entre comidas, idealmente ofréceles fruta, leche o verduras, ya que solo contienen el azúcar natural, de hecho la leche y el queso, al ser alcalinas, aportan un beneficio adicional, porque neutralizan los ácidos, previniendo la erosión dental.

 

Preguntas frecuentes

¿Las bebidas sin azúcar son mejor para los niños?

No necesariamente. El hecho de que no tengan azúcar añadida no significa que sea una bebida baja en azúcar. Si tienen o no azúcar extra es solo una preocupación secundaria. Las mejores bebidas para los dientes de tu hijo son las que simplemente no son azucaradas, como el agua y la leche.

¿Qué debo hacer si se le cae un diente a mi hijo?

Si por accidente se le cae un diente de leche a tu hijo, no hay de qué preocuparse, el dentista generalmente recomienda esperar por la pieza definitiva que viene detrás. De hecho, si tratamos de reemplazar un diente de leche, se puede causar daños en el diente permanente que viene. Sin embargo, si el diente en cuestión es uno de los dientes definitivos, se debe actuar rápido. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que el diente esté limpio, para ver cómo haz click aquí. Si el diente no está dañado, una vez limpio, ponlo de nuevo en su lugar y haz que tu hijo muerda un pañuelo limpio. Luego debes ir lo antes posible donde un dentista.

¿El chupete es perjudicial para los dientes de mi hijo?

Por lo general, la respuesta a esto es “no”, sin embargo, si chupan chupete por períodos excesivos de tiempo el desarrollo de sus dientes se podría ver afectado, pudiendo tener, más adelante, la necesidad de un tratamiento de ortodoncia.

Para evitar problemas con el crecimiento de los dientes de tu hijo, lo mejor sería que chupara lo menos posible su chupete, entendiendo que este ayuda a que el niño esté calmado. Trata de usar el chupete solo en ocasiones en las que realmente sea necesario para ayudar a tu hijo, por ejemplo  justo antes de dormir. Es probable que el uso por más de 6 horas al día conlleve problemas posteriores. De todos modos, ya existe en el mercado algunos chupetes que reducen el impacto en la malformación, lo que podría serte útil si a tu hijo le encanta el chupete.

¿Te sangran las encías?

Agenda Online

Pero no solo los chupetes podrían ser un problema, ya que una vez que eliminamos el chupete, hay niños que tienden a chuparse el dedo en reemplazo de este, lo que podría tener el mismo efecto. De hecho, como la succión del pulgar tiende a durar más tiempo como hábito, a menudo es más dañino.  Dejar de chuparse el dedo puede ser más complicado que dejar el chupete, por lo que un buen método es tratar de promover un cierto nivel de conciencia de este acto, preguntando a tu hijo si se da cuenta cuando están chupando su pulgar; probablemente no se da cuenta de esto. La mayoría de los niños lo hacen como un reflejo automático o como un mecanismo de supervivencia en situaciones en las que no se sienten cómodos o se sienten angustiados.

 

Por último te recordamos que la primera visita de tu hijo al dentista ojalá sea lo antes posible, dentro del primer año está bien. Si no has encontrado un odontopediatra para tu hijo, te invitamos a buscarlo en deenty.com y conocer las técnicas para que esta primera visita sea lo más amena posible, haciendo click aquí.

Comments

comments