Muchos pacientes sufren de temor o pánico a la hora de visitar al dentista. Esta ansiedad puede tener diversos grados, pudiendo ser solo un sentimiento de inquietud, hasta una alta fobia que impida acudir al dentista, incluso dejando los controles periódicos, poniendo en riesgo la salud e higiene bucal.

Empieza cada día con una
sonrisa y mantenla todo el dia. -Frank Clark

VER DENTISTAS

Hay muchas razones por las cuales puedes sentir miedo al dentista, y estas generalmente se manifiestan en ansiedad, no sabiendo cómo someterse a un tratamiento dental. Algunas de las razones que podrían causar temor son el miedo a los procedimientos que causan dolor, sentirse incómodos por lo invasivo que puede ser un chequeo, o por haber sido afectado por una experiencia negativa en el pasado, entre muchas otras razones.

Lo importante es que independiente de cuál sea el factor que genera los niveles de ansiedad, hay muchas formas de tratarla, y es posible tomar mediadas para superar este problema.

. Habla con un dentista: obviamente lo primero que sucede es el rechazo al dentista, pero al contrario de lo que crees, este puede darte consejos muy útiles. Algunos incluso se especializan en el tratamiento de personas que sufren ansiedad dental. Es posible que puedan conducirte hacia un estado en el que te dejes someter a un tratamiento, lo que ayuda a que te sientas a gusto, más que empeorar este temor.

. Habla con tu médico de cabecera: como segunda alternativa tu médico de cabecera podría recomendarte algún profesional especializado en terapias cognitivo-conductual, quien ocupará técnicas que podrían ayudarte a cambiar la forma de pensar acerca de algunas cosas de la vida. Esto podría ser muy eficaz si tu ansiedad se basa en una mala experiencia durante la infancia y que te ha impedido visitar a un dentista por años.

. Lleva a un amigo: una manera de aumentar tu confianza es que alguien te acompañe, ya que a muchas personas les ayuda mucho cuando no están solos, y a la mayoría de los dentistas no les importa que entres acompañado

. Técnica de distracción: esta técnica funciona sobre todo cuando tu ansiedad es más que nada sicológica. Corresponde al uso de algún estímulo agradable para mantener tu mente fuera del procedimiento en sí mismo, lo que ayudará a que te relajes. Por ejemplo, de acuerdo a l infraestructura de la consulta, podrías ver una película, o escuchar música o un libro de audio, o cualquier elemento que te ayude a distraerte.

. Terapia de hipnosis: aunque no está comprobado médicamente que cure la ansiedad, es sabido que ayuda a muchas personas a sentirse más relajadas y capaces de enfrentarse en determinadas situaciones. Funciona mediante el uso del poder de la sugestión, ayudando a cambiar tu enfoque de ciertos problemas, pudiendo superar los obstáculos que limitaban tu forma de pensar.

. Sedación: el uso de sedación para procedimientos dentales no significa necesariamente que quedes inconsciente, esta puede ser mediante sedantes orales, intravenosos, o bien sedación consciente con óxido nitroso. Con este tipo de sedaciones estarás despierto pero en un estado de tranquilidad que te permitirán someterte a un tratamiento, incluso podrás seguir instrucciones, pero la ansiedad disminuye y la percepción también.

Dejanos ayudarte
a Sonreír ;).

Encuentra tu Dentista

. La anestesia general: está considerada como una última opción, y solo se empleará si realmente no pudieras someterte a un tratamiento a través de otros métodos. Con este tipo de sedación estarás completamente dormido e inconsciente durante todo el procedimiento, y luego necesitarás un período de recuperación.

Recuerda que en deenty.com puedes encontrar el dentista que necesites. De modo que si sufres de ansiedad al momento de someterte a un tratamiento o simplemente en tus controles anuales, no dudes en buscarlo acá. Que el temor al dentista no te detenga, no dejes de lado tu salud bucal, ya que hay muchas formas de combatir estos miedos.

Comments

comments