Ouch! Dolor de Muela?

Reserva tu Cita

Es más común de lo que creemos que los dientes se rompan. Si bien el esmalte de los dientes es uno de los tejidos más duros del cuerpo, igual pueden astillarse o romperse. Es importante saber que si sucede hay que preocuparse, pero sin perder el control, para poder tomar buenas decisiones y actuar rápidamente según lo que requiera cada caso.

Para ello lo primordial es saber de qué forma y porqué se ha roto el diente. Te ayudaremos a que distingas tu caso para que sepas cómo actuar. De todas formas, si se te ha roto un diente, debes acudir lo antes posible al dentista para que el problema no pase a mayores.

 

Entonces, primero que nada debemos saber que un diente o una muela se puede romper, trisar o astillar, por diversas circunstancias: una caída o golpe, masticar algo duro, o por presencia de caries. Para todas debes terminar yendo donde un especialista, porque este será quien indique la solución adecuada a tu problema, ya que la fractura de una pieza dental podría ocasionar otros problemas bucales, infecciones e incluso la pérdida de esta pieza.

En caso de fracturas dentales visita al dentista antes de 48 horas. Llamános: +56 9 4340 1877 para recomendarte al dentista perfecto para ti.

¿Qué hacer antes de ir donde el dentista?

Si te has caído o golpeado:

  • Enjuaga tu boca con agua tibia.
  • Si estás sangrando, identifica desde dónde viene y aplica presión con una gasa durante unos 10 minutos o hasta que el sangrado se detenga. Si esto no funciona, utiliza una bolsa de té con presión sobre el área para detener el sangrado.
  • Aplica una compresa fría en la mejilla o en los labios, o por fuera de donde se encuentre el diente roto. Esto ayudará a reducir la hinchazón y aliviar el dolor.
  • Si no puedes llegar a su dentista de inmediato, cubre la parte del diente que está en la boca con cemento dental temporal (se puede encontrar en una farmacia).
  • Toma un analgésico de venta libre, si existe dolor.

 

Una vez que acudas al dentista para tratar la lesión, el especialista evaluará qué tratamiento requieres. A continuación te contamos qué es lo que podría pasar en la consulta.

Grietas menores: estas son las grietas superficiales que afectan sólo a la superficie blanca externa del diente, llamada esmalte. Rara vez necesitan tratamiento, sin embargo, el dentista puede pulir ligeramente el área para suavizar las zonas ásperas.

Diente agrietado: este tipo de fractura involucra todo el diente, desde la superficie de masticación hasta el nervio. Las piezas permanecen en el lugar, pero la grieta se propaga gradualmente. En ocasiones pueden ser reparados con material de relleno, pero el diente podría necesitar una corona para evitar que la grieta empeore. Si la pulpa (nervio y otros tejidos vivos) están dañados, es posible que necesite una endodoncia también.

Astillas menores: no siempre necesitan tratamiento, pero el especialista puede sugerir la reparación del daño con material de relleno para evitar que empeore o para mejorar el aspecto de los dientes, o para que no se dañen la lengua o mejillas.

Rotura de cúspide: estas interrupciones afectan a las superficies de masticación (las cúspides de los dientes). Por lo general, no afectan a la pulpa, pero es probable que causen mucho dolor. Con frecuencia se requerirá una incrustación o una corona.

Roturas graves: generalmente son cuando exponen el nervio. Casi siempre causa dolor y sensibilidad, y también podría sangrar. Se requerirá un tratamiento de conductos para extraer el nervio expuesto y, probablemente, una corona para volver la funcionalidad del diente, de modo que puedas comer y masticar correctamente.

Los mejores dentistas de
Chile elegidos por los
pacientes

Busca tu Dentista

Diente dividido: esto significa que el diente se ha dividido verticalmente en dos partes. Algunas piezas, como los molares, tienen más de una raíz, por lo que podría ser posible para mantener una de las raíces, para luego cubrirla con una corona. De todos modos se necesitará una endodoncia o quitar la raíz que no se pueda conservar. En el peor de los casos, cuando una raíz ya no está en condiciones de conservarse, el diente tendrá que ser eliminado.

Ruptura por caries: en este caso el diente se ha roto porque la cavidad se ha debilitado desde adentro hacia afuera. En algunos casos, si la caries es extensa y va hasta el hueso, el diente puede tener que ser eliminado, si no podría someterse a endodoncia y restaurar con incrustación o corona.

De este modo vemos que siempre, independiente de la causa por la que se nos haya roto un diente, debemos acudir al dentista, ya que solo ahí nos darán una solución y una mejora al problema. Lo más importante es ir cuanto antes, para que no empeore la situación. Si tienes un diente roto, busca tu especialista en deenty.com

Comments

comments