Está comprobado que si empezamos a educar a los niños desde pequeños para que tengan buenos hábitos de higiene dental, la probabilidad de que estos padezcan enfermedades bucales disminuye considerablemente. De este modo se convierten en personas que son más propensas a tener por siempre consciencia de su salud oral, por lo tanto tienen muchas más probabilidades de mantener sus sonrisas saludables. En base a esto es que te dejaremos, a continuación, una guía rápida de higiene dental para niños, para que comiences de hoy mismo a introducir buenos hábitos en su rutina diaria.

¿Manchas amarillas
en tus dientes?

Valores Limpieza Dental

Guía rápida de higiene dental para niños

Esta lista que te dejaremos, son afirmaciones y recomendaciones que podrían marcar la diferencia en cuanto a salud dental infantil se trate, ya que estarás preparado o preparada para cuando tus hijos comiencen a experimentar cambios en su boca.

  • Los dientes de leche, por lo general, comienzan a salir cuando tu hijo tiene alrededor de 6 meses de edad. La mayoría de los niños ya tienen todos sus dientes de leche aproximadamente a los 3 años.
  • Por otro lado, estos dientes de leche se comienzan a perder, generalmente, a los 6 años, cayéndose primero los incisivos centrales.
  • Hay 20 dientes de leche en total, y 32 dientes permanentes.
  • A la mayoría de los niños les terminan de aparecer todos sus dientes alrededor de los 13 años, salvo las muelas del juicio que aparecen entre los 17 y 21 años. Hay algunos dentistas que prefieren sacar las muelas del juicio a una edad temprana si es que el crecimiento de estas está interfiriendo en la posición de los otros dientes.
  • Hay diferencias en la forma de los dientes de leche y los permanentes:
  • El esmalte y la dentina de los dientes permanentes es más gruesa que en los dientes de leche. Esto significa que la caries puede acceder con más facilidad a la cámara pulpar –donde está el nervio del diente– de un niño, ya que pasa rápidamente a través de la capa protectora.
  • Los dientes de leche son más blancos que los dientes permanentes.
  • Las raíces de los dientes de leche son más cortas que las de los dientes permanentes. Esto permite el desarrollo de los dientes permanentes por debajo, haciendo que sea más fácil las raíces se suelten cuando el diente de leche debe salir.
  • Es común y normal que cuando crecen los dientes definitivos aparezcan protuberancias o bordes disparejos en estos. Esto se causa debido a la forma en que el diente permanente se desarrolla debajo de la encía, y como estos surcos son delgados y desigual, la mayoría de las veces se desgastan rápidamente a medida que el niño usa su nuevo diente y este se ajusta en conjunto con el diente opuesto.
  • Los cuidados de salud oral se pueden iniciar antes de que aparezca el primer diente. Limpia las encías de tu bebé con una gaza suave y húmeda para eliminar la acumulación de bacterias. Una vez que comiencen a salir los dientes, elige un cepillo de dientes suave y con cabeza pequeña, y cepilla alrededor de cada diente dos veces al día. La recomendación de los expertos es utilizar una pasta dental sin flúor hasta que el niño tenga dos años (a menos que le tu dentista o médico indique otra cosa). Cuando tu hijo esté en edad de ocupar pasta con flúor, comprueba que no se la trague y pon solo la cantidad del tamaño de una lenteja en su cepillo, y siempre ayúdalo, enséñale y supervisa cómo lo hace.
  • La rutina de higiene oral en casa no termina con el cepillado constante, los niños también necesitan usar el hilo dental. Y la verdad es que el momento adecuado para empezar a usar el hilo dental es cuando los dientes del niño comienzan a encajar perfectamente juntos, lo que suele ocurrir entre los dos y seis años de edad. Que tu hijo maniobre el hilo dental puede resultar difícil, por lo que deberás supervisar esta actividad hasta que el niño sea capaz de usar el hilo dental por su cuenta, una habilidad que se desarrolla alrededor de los diez años. Trate de que el uso de hilo dental se convierta en una actividad fácil y agradable para los niños, para ello existen aplicadores, o hilos con colores brillantes, formas divertidas y sabores de frutas para mantener a los niños entusiasmados con hilo dental. También es importante que tú lo hagas frente de ellos para dar el ejemplo de que no es algo aburrido.
  • Idealmente debes programar la primera visita de tu hijo al odontopediatra al año de edad. Esto también es parte de la rutina de higiene que debe incorporar a su consciencia: los viajes para el control con el dentista, para las limpiezas, y para los tratamientos de fluoruro juegan un papel importante en mantener la sonrisa saludable de tu hijo.
  • Enséñale a tu hijo la cantidad de beneficios que trae tener una buena dieta, haciendo hincapié en los beneficios dentales que esto puede tener. Si la alimentación es en base a bebidas azucaradas, será mucho más probable que aparezca la caries dental, a diferencia de si la dieta es rica en calcio, proteínas, y frutas y verduras frescas.
  • La salud bucodental es un elemento vital para la salud general y el bienestar tanto de los niños, como adultos. Mantener a los niños entusiasmados con tener una boca sana y con seguir rutinas de higiene dental, definitivamente requiere algo de esfuerzo y probablemente, un poco de creatividad. Pero lo cierto es que se trata de energía bien gastada. En la actualidad, gracias a internet, puedes encontrar muchas formas distintas que podrían poner en práctica para lograr este objetivo.

¿Te sangran las encías?

Agenda Online

Como ya hemos dicho en este artículo y en un sinnúmero de otros en este blog, los buenos hábitos de higiene oral formarán, lo más probable, personas con una base sólida que le ayudarán a prevenir cientos de enfermedades bucales. Si necesitas un odontopediatra para tu hijo, no dudes en buscarlo en deenty.com, la guía de dentistas más completa de Chile.